Budapest en tres días
panoramica

Budapest es una de las ciudades con mayor

riqueza arquitectónica, llena de matices y atractivos singulares como sus balnearios de aguas termales.

Sin duda es una de las mejores opciones para vacacionar, ¡podrías recorrerlo en tan solo un fin de semana!

Quizá te parezca muy poco tiempo para conocer los lugares más emblemáticos de la capital húngara, pero si planeas bien tu itinerario vas a descubrir que es el tiempo suficiente para recorrer este destino y que las ganas de volver solo serán por lo mágico de la experiencia.

Aquí te dejamos un itinerario que podría ayudarte a planificar tus vacaciones y sacarle el máximo provecho a tu viaje.

Día 1 en Budapest

Lo recomendable es que te hospedes en la zona céntrica para que desde ahí te puedas desplazar a cualquier lugar con facilidad, pero en general podrás moverte con libertad desde cualquier punto, gracias a su amplia red de transporte urbano. Lo ideal es que tu día comience muy temprano, para aprovechar la luz del día y por la noche admirar la iluminación de los edificios.

Los lugares que te recomendamos para tu primer día en Budapest son los siguientes:

Parlamento: Lo primero que hay que admirar es su arquitectura, claro ejemplo del estilo neogótico, está ubicado a orillas del río Danubio. Dentro de él lo primero que vas a encontrar es la Escalera Principal ataviada con una elegante alfombra roja. Posteriormente, llegarás a la Sala de la Cúpula donde se exhiben las estatuas de los reyes de Hungría. Finalmente, podrás entrar a la Antigua Cámara Alta, seguramente es lo primero que viene a tu mente cuando escuchas la palabra “Parlamento”.

Parlamento: Lo primero que hay que admirar es su arquitectura, claro ejemplo del estilo neogótico, está ubicado a orillas del río Danubio. Dentro de él lo primero que vas a encontrar es la Escalera Principal ataviada con una elegante alfombra roja. Posteriormente, llegarás a la Sala de la Cúpula donde se exhiben las estatuas de los reyes de Hungría. Finalmente, podrás entrar a la Antigua Cámara Alta, seguramente es lo primero que viene a tu mente cuando escuchas la palabra “Parlamento”.

Puente de las Cadenas: Siguiendo con el recorrido a lo largo del río Danubio te encontraras con este icónico puente, es el encargado de unir a dos ciudades, la conexión mística entre Buda y Pest. Durante el día puedes apreciar las cadenas que están a lo largo de su extensión y las esculturas de leones que lo custodia, pero la vista que ofrece al caer la noche también es imperdible.

Puente de las Cadenas: Siguiendo con el recorrido a lo largo del río Danubio te encontraras con este icónico puente, es el encargado de unir a dos ciudades, la conexión mística entre Buda y Pest. Durante el día puedes apreciar las cadenas que están a lo largo de su extensión y las esculturas de leones que lo custodia, pero la vista que ofrece al caer la noche también es imperdible.

Mercado Central: Para la hora de la comida puedes visitar este mercado, donde podrás degustar un Gulash (platillo típico en Budapest). Fue uno de los edificios que más padeció durante la Segunda Guerra Mundial, pero gracias a trabajos de reconstrucción sigue en pie y se caracteriza por su belleza arquitectónica.

Zapatos a la orilla del río Danubio: Representa un hecho histórico que marcó el paso de la Segunda Guerra Mundial, se trata de sesenta pares de zapatos que hacen alusión a los hombres, mujeres y niños que fallecieron durante el holocausto. Para culminar con tu primer día en Budapest puedes recorrer alguna galería o tienda de souvenirs y llevarte un poco de la ciudad a casa.

Zapatos a la orilla del río Danubio: Representa un hecho histórico que marcó el paso de la Segunda Guerra Mundial, se trata de sesenta pares de zapatos que hacen alusión a los hombres, mujeres y niños que fallecieron durante el holocausto. Para culminar con tu primer día en Budapest puedes recorrer alguna galería o tienda de souvenirs y llevarte un poco de la ciudad a casa.

Día 2 en Budapest

Para el segundo día de recorrido la zona puede cambiar y así abarcar otra área de la ciudad. Para el segundo día podrías comenzar la travesía después del desayuno, para que la termines justo antes del atardecer y admires la puesta de sol desde el Bastión de los Pescadores.

Castillo de Buda: Este inmueble fue la morada de los reyes húngaros, razón por la que también se le conoce como “Palacio Real”, puedes llegar por teleférico o caminado y así no te perderás de los jardines y paisajes. Una vez en la cima las panorámicas te dejarán con la boca abierta.

Castillo de Buda: Este inmueble fue la morada de los reyes húngaros, razón por la que también se le conoce como “Palacio Real”, puedes llegar por teleférico o caminado y así no te perderás de los jardines y paisajes. Una vez en la cima las panorámicas te dejarán con la boca abierta.

Museo de Historia: Aquí encontraras representaciones de la vida húngara desde la Edad Media hasta la época contemporánea, incluso hay un nivel en donde las ruinas de los pasillos son parte de la exposición.

Galería Nacional: El contenido predominante son pinturas, no obstante, hay algunas esculturas que complementan las exhibiciones.

Iglesia de Matías: Este templo es una visita obligatoria durante tu estancia en Budapest, su construcción data del siglo XIII, la cerámica, los murales y el azulejo son elementos del altar donde se celebró la boda de Carlos IV.

Bastión de los Pescadores: Guarda una historia relevante para el pueblo de Budapest, pues se dice que desde ahí un grupo de pescadores defendió a la ciudad de ataques enemigos. Es el mirador perfecto para capturar postales increíbles ¡No te pierdas el ocaso desde ahí!

Bastión de los Pescadores: Guarda una historia relevante para el pueblo de Budapest, pues se dice que desde ahí un grupo de pescadores defendió a la ciudad de ataques enemigos. Es el mirador perfecto para capturar postales increíbles ¡No te pierdas el ocaso desde ahí!

Día tres en Budapest

Después de dos jornadas de recorrido, es imprescindible que te relajes y hagas las últimas compras, antes de volver a casa. Por eso, para el tercer día en Budapest te recomendamos que antes de pasar por algún balneario vayas a la Avenida Andrássy, descubre los monumentos que alberga este Patrimonio de la Humanidad:

Ópera: Es un recinto donde se presentan funciones de ópera o ballet y que vale mucho la pena conocer.

Basílica de San Esteban: Es un edificio dedicado a Esteban I. Conocer su historia te asombrará, pues su levantamiento se demoró casi medio siglo. Es un edificio muy alto y desde sus alturas la ciudad luce majestuosa.

Basílica de San Esteban: Es un edificio dedicado a Esteban I. Conocer su historia te asombrará, pues su levantamiento se demoró casi medio siglo. Es un edificio muy alto y desde sus alturas la ciudad luce majestuosa.

Plaza de los Héroes: En esta plaza se encuentra el Memorial del Milenio, que es una muestra de nacionalismo húngaro en toda la extensión de la palabra. Ahí se le rinde homenaje a las siete tribus que fundaron el país.

Plaza de los Héroes: En esta plaza se encuentra el Memorial del Milenio, que es una muestra de nacionalismo húngaro en toda la extensión de la palabra. Ahí se le rinde homenaje a las siete tribus que fundaron el país.

Sinagoga de la Calle Dohány y Centro Memorial del Holocausto: Ambos sitios representan un capítulo importante en la historia judía. La primera es una de las sinagogas más grandes de Europa. Mientras que el segundo está considerado uno de los museos, dedicados a la época del holocausto, más completos.

Sinagoga de la Calle Dohány y Centro Memorial del Holocausto: Ambos sitios representan un capítulo importante en la historia judía. La primera es una de las sinagogas más grandes de Europa. Mientras que el segundo está considerado uno de los museos, dedicados a la época del holocausto, más completos.

Balneario Széchenyi: Si tu visita la realizas entre semana una buena opción para cerrar tu tour es relajarte en uno de sus balnearios, siendo este el más emblemático, tiene 21 piscinas con el agua a temperatura exacta para que tu descanso sea placentero.

Balneario Széchenyi: Si tu visita la realizas entre semana una buena opción para cerrar tu tour es relajarte en uno de sus balnearios, siendo este el más emblemático, tiene 21 piscinas con el agua a temperatura exacta para que tu descanso sea placentero.

Tu experiencia por este paraíso húngaro te dejará sin palabras, aquí únicamente enumeramos algunos de los sitios que puedes visitar, pero Budapest es mucho más. No olvides darte una vuelta por su biblioteca, el Palacio de Bellas Artes, el Castillo Vajdahunyad, Isla Margarita, su Casa del Terror o el zoológico.

Si en uno de tus días terminas con tu itinerario antes de lo planeado estaría increíble que te dieras una vuelta por alguno de estos sitios.

Información sobre el Artículo
Budapest en tres días
Budapest en tres días
Budapest es una de las ciudades con mayor riqueza arquitectónica
Editor
Tu Experiencia
Logo

Comentarios

Deja un comentario